El hambre repunta en la Sierra de Perijá: Comen burros a falta de proteina | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Con información de La Verdad

El hambre en el Zulia volvió a los burros una opción proteica. Al menos 450 a 500 de los animales fueron descuartizados en tres meses con el fin de usar la carne para la ingesta y disponer del cuero. José David Muñoz, abogado miembro de la Sociedad Homo et Natura, informó que manejan denuncias y expedientes abiertos en el Ministerio Público sobre la caza que se concentran en las 40 comunidades que hacen vida en la zona baja del río Yaza, sector El Tokuko, de la Sierra de Perijá.

Aseguró que este año contabilizaron mil 600 burros asesinados de forma “atroz”. Esta era una conducta esporádica y que a su criterio aumentó con las fallas de alimentos, el hambre y la delincuencia. Señaló que la actividad implica riesgo para la salud porque los burros carecen de vacunación. Se exponen a cuadros virales y presumen que se generen problemas de salud a largo plazo.

Fray Nelson Sandoval, misionero capuchino de la iglesia Corazón de Jesús, ubicada en la misión Los Ángeles de El Tokuko, negó que las comunidades yucpas de la zona consuman la carne de burro porque tiene mulas para la carga y consideró que es “muy difícil” que las maten porque es el único medio de transporte que poseen para subir las montañas de la Sierra. Aclaró que se podría dar un caso, pero son personas escrupulosas y solo comen animales de caza.

Hambre

Fray Sandoval aclaró que en el sector El Tokuko se concentran ocho mil personas de la etnia, en la parte alta del río hay 20 comunidades y en la parte baja 40. La zona es pobre y el hambre es frecuente producto de los incendios de febrero, marzo y abril en los conucos. Algunos siembran y venden las cosechas, pero siguen en proceso. Los que consiguen dinero como empleados públicos compran pasta, arroz o patas de pollos. “Pasan muchas necesidades y se ayudan entre todos. Eso sí, solo piden cuando no tienen nada que comer, porque hasta con un plátano pueden resolver”.

Lusbi Portillo, ecologista y coordinador general de Homo et Natura, aseguró que la caza de los burros es frecuente en la zona porque los narcotraficantes usan el cuero y el cebo como camuflaje para los cargamentos de droga que parten rumbo a la frontera con Colombia. Decidieron tomar acciones y concienciar con foros informativos que buscan combatir el contrabando de ganado.

Riesgo de ingesta

Comer carne de burro puede ser un riesgo para la salud de los humanos de no cocinarla por completo, ya que existe la posibilidad de que el animal portara al momento de su muerte alguna enfermedad infecciosa, explicó Orlando Gómez, veterinario de fauna silvestre en el Zoológico Metropolitano del Zulia. “Podría generar enfermedades intestinales”.

Síguenos por @800noticias