El director de cine italiano Ettore Scola murió a la edad de 84 años | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

Roma, AFP.- El director de cine italiano Ettore Scola, autor entre otros títulos inolvidables de “Una jornada particular” o “Nos amábamos tanto”, falleció el martes en Roma a la edad de 84 años, según medios de prensa italianos que citan fuentes médicas.

Según los medios de prensa italianos, que citan fuentes médicas, Scola fue ingresado en el servicio de cirugía cardíaca de la policlínica de Roma, uno de los más grandes hospitales de la capital italiana, donde se encontraba en estado de coma desde el domingo.

Ettore Scola era uno de los últimos grandes maestros del cine italiano, realizador de obras maestras con actores como Marcello Mastroianni, Sophia Loren, Vittorio Gassman, Stefania Sandrelli o Nino Manfredi.

El presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi, expresó su tristeza por la muerte de este “maestro dotado de una capacidad increíble y aguda para leer a Italia, su sociedad y sus cambios”.

El ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini, saludó en Twitter a un “gran maestro, hombre extraordinario, joven hasta el último día de su vida”.

La actriz Stefania Sandrelli, protagonista de uno de sus grandes títulos, “Nos amábamos tanto” en 1974, expresó su inmensa tristeza. “Si tuviera que elegir una palabra, sería ‘nosotros’. Me transmitió la magia de hacer las cosas juntos y qué cosas hemos hecho juntos, qué películas”, dijo emocionada.

‘Ciao Ettore’

“Ciao Ettore, te amábamos tanto”, tuiteó el actor Alessandro Gassman, hijo de Vittorio con quien Scola rodó varias obras maestras.

Nacido el 10 de mayo de 1931 en Trevico, cerca de Nápoles, Ettore Scola comenzó a escribir guiones en los años cincuenta, antes de pasar del otro lado de la cámara en 1964 con su primera película “Hablemos de mujeres”, con la participación de Gassman, Mastroianni y Manfredi.

Uno de sus filmes más famosos fue “Nos amábamos tanto”, en el que Manfredi, Gassman y Stefano Satta Flores se enamoran de la sublime Stefania Sandrelli.

Tres años más tarde, en 1977, dirige “Una jornada particular”, película más política y de gran sensibilidad, donde el homosexual Marcello Mastroianni y la ama de casa Sophia Loren se descubren en un amor naciente pero imposible, en medio del fascismo triunfante.

La escena en la que estos dos inmensos actores se desplazan entre sábanas que secan al sol en la terraza del “palazzo” romano donde se han quedado solos, es una de las escenas más bellas del cine italiano, según el crítico cinematográfico Francesco Castelnuovo. “Sigue inspirando a directores jóvenes”, aseguró en el canal SkyTG24.

Ettore Scola era asimismo el más “político” de los maestros de la comedia italiana, comentó a su vez el crítico de cine del diario Il Corriere della Sera, Paolo Mereghetti, en la misma televisión.

Ettore Scola militó en el Partido Comunista Italiano (PCI) y fue ministro de Cultura de un gabinete en la sombra formado en 1989 por los dirigentes comunistas italianos.

“Entendía a donde se dirigía Italia y pocos cineastas tuvieron tal lucidez”, añadió Mereghetti.

Era un “pintor” extraordinario de la familia italiana, su gran tema, en películas como “La familia” en 1987, “Brutos, feos y malos”, Palma de Oro en Cannes en 1976, según Castelnuovo.

Su último homenaje estuvo consagrado a otro grande del cine italiano, su amigo Federico Fellini, en el documental “Qué extraño llamarse Federico”, estrenado en 2013.

Sus hijas Paola y Silvia realizaron en 2015 un documental sobre Ettore Scola titulado “Riendo y bromeando”.

Síguenos por @800noticias