EE.UU. mantendrá su embajada en Cuba con el personal mínimo por los ataques | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Estados Unidos mantendrá su embajada en Cuba con el personal mínimo a partir del domingo, cuando expira la orden de salida del personal no esencial emitida en septiembre del año pasado por los supuestos ataques que sufrieron 24 de sus funcionarios en la isla.

El 5 de marzo entrará en vigor un “nuevo plan permanente de personal” por el que la embajada “continuará operando con el mínimo personal necesario”, “similar al nivel de personal de emergencia mantenido durante la orden de salida”, anunció hoy el Departamento de Estado en un comunicado.

El pasado 29 de septiembre, Washington ordenó la salida del personal no esencial de su embajada en La Habana (el 60 % del total) debido a los supuestos ataques sufridos por sus funcionarios -y sus familiares- en la isla.

Desde entonces, la embajada funciona con menos de una decena de personas, solo atiende trámites de emergencia y ha congelado la concesión de nuevas visas.

La orden de salida tenía un periodo máximo de duración de 180 días, que terminan el domingo, mientras que el nuevo “plan permanente” de personal “no tiene restricciones temporales”, según explicó hoy a Efe una fuente del Departamento de Estado que pidió el anonimato.

“Este será el patrón de personal en la Embajada de La Habana hasta que se tome una decisión para cambiarlo”, agregó.

Con la salida de su personal no esencial en septiembre, Washington también ordenó la partida de todos sus familiares.

A partir del lunes, con el nuevo plan, la embajada “operará como un puesto no acompañado”, es decir, “un puesto en el cual no está permitido que residan los familiares”.

Aunque Cuba no ha encontrado pruebas de los supuestos ataques y niega saber algo al respecto, Estados Unidos no solo ha respondido dejando su embajada en La Habana en mínimos sino que también ha expulsado de Washington a 17 funcionarios de la legación cubana.

“Seguimos sin tener respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de los ataques y hay una investigación al respecto en marcha”, indicó hoy el Departamento de Estado.

“La salud, seguridad, y el bienestar del personal del Gobierno de Estados Unidos y de sus familiares es de la mayor preocupación para el secretario (de Estado, Rex) Tillerson y fueron un factor clave en la decisión de reducir el número de personal asignado a La Habana”, agregó.

Las relaciones de Estados Unidos y Cuba pasan por un momento muy delicado porque Washington acusa a La Habana de saber quién perpetró entre noviembre 2016 y agosto de 2017 los supuestos ataques a sus funcionarios -y sus familiares- y no decírselo, además de no haberlos protegido adecuadamente, pero el Ejecutivo cubano lo niega.

Durante meses, Washington calificó esos ataques de “sónicos”, pero en una audiencia en el Senado el pasado 9 de enero el Departamento de Estado admitió por primera vez que no tenía certeza de que se tratara de agresiones acústicas.

Aparte de los funcionarios, el Departamento de Estado ha informado de que 19 estadounidenses que visitaron Cuba como turistas han reportado desde septiembre síntomas similares: problemas para dormir, dolor de cabeza, náuseas y pérdida de audición.

Síguenos por @800noticias