Economista: Maduro produce petróleo, solo Guaidó puede venderlo | 800Noticias
800Noticias
Economía

Con información de Panorama

Nicolás Maduro puede producir el petróleo, pero Juan Guaidó es el único que puede venderlo, por tanto se necesita una solución”.

En esos términos el economista jefe de Torino Economics,  Francisco Rodríguez, define, en entrevista con el diario Panorama,  la situación económica de Venezuela en este momento. No sin advertir que la prolongación en el tiempo de las sanciones, sin una definición política,  “estamos ante un fuerte riesgo de una hambruna y una catástrofe humanitaria en Venezuela”.

Francisco Rodriguez asesor de Henri Falcon

 — Sectores político aseguran que ya está en marcha una transición política, pero la económica requiere de que, efectivamente, se materialice la primera, las medidas urgentes en economía siguen pendientes…

— Se ha comenzado a desandar un camino que puede llevar a un cambio político que no ha ocurrido. En este momento es una realidad, gustenos o no, que Nicolás Maduro es quien detenta el poder político dentro del territorio nacional, pero eso puede cambiar, incluso en días,  hasta que eso no cambie el Gobierno que lleva adelante las políticas económicas con la oportunidad de estabilizar o no la economía del país, es el Gobierno de Nicolás Maduro.

Si vamos a hablar de transición económica, conjuntamente con transición política, tenemos que imaginarnos otro escenario, es muy importante cómo puede ser ese escenario de transición: hay negociadas y no negociadas, todas ellas suponen distintas restricciones sobre lo que se puede hacer con la política económica, pero hasta no llegar a ese momento, hasta no llegar a un nuevo Gobierno, producto de una negociación o de un cambio impulsado por causas sobrevenidas, no podemos hablar de transición económica, en este momento estamos bajo las políticas del Gobierno de Nicolás Maduro que  le han hecho mucho daño al país.

 — Usted el año pasado planteó firmemente la dolarización, ¿sigue creyendo que, pese al deterioro de la economía, ese es el camino?
— Sí, totalmente. La dolarización es la estrategia que Venezuela necesita para garantizar que va a salir de la hiperinflación, para garantizar la estabilización económica que es fundamental para la recuperación del crecimiento y el bienestar  del venezolano.

 — Sin embargo, lo que hay en este país es un proceso de dolarización de facto, ¿es eso conveniente?…
— No me referiría a él como una dolarización de facto, es un proceso de indexación al dólar que es distinto, la economía, en pleno proceso hiperinflacionario busca tener anclas de referencias de precio, mucho más en un contexto en el que el Gobierno no publica estadísticas oficiales de precios desde el año 2015, no sabemos cuál es la inflación, hay un dato publicado por la Asamblea Nacional, otro por distintas entidades, pero los venezolanos no saben en cuánto están subiendo los precios, no saben en cuánto subir los salarios (…) Lo que ha ocurrido es que la gente se ha indexado al dólar, en el equivalente en moneda local en dólares, eso no es un proceso de dolarización, lo contrario,  una dolarización como política económica sería como planteamos en el programa de la gran transformación de Venezuela, del candidato Henri Falcón, sería el cambio de todos los depósitos y de todas las deudas de los venezolanos de bolívares a dólares a una tasa de cambio de conversión (…) Eso es muy distinto de que la gente tenga que cobrar en bolívares y va a comprar  unos productos con precios indexados al dólar, eso no es lo que propusimos (…).

 — ¿Cómo se digiere esa mezcla de una tasa de cambio oficial sobre el paralelo y la indetenible impresión de dinero, eso no es un cóctel exactamente hiperinflacionario?
— Totalmente. Lo que estamos viendo aquí es la ausencia de una estrategia de estabilización macroeconómica, el Gobierno necesita un plan fiscal creíble y consistente que reduzca el déficit fiscal (…) Lo que ocurre ahora es que Venezuela está metida en un círculo vicioso en el que el Gobierno no tiene ingresos, porque se los come la hiperinflación, entonces tiene que imprimir más dinero, de eso se sale con una estrategia de estabilización, eso requiere de un ancla monetaria y unas políticas fiscales que sean consistentes con el equilibrio, con un déficit suficientemente reducido para que la generación de dinero no exceda a las necesidades reales de la economía.

— Usted cree que en un escenario de transición, como el que plantea Guaidó, la propuesta de dolarización tenga eco?
— Deseo que lo encuentre, es un planteamiento que le hemos hecho a la nación a los distintos actores políticos, el equipo que trabajó en esta propuesta y yo estamos a plena disposición del presidente de la Asamblea Nacional para discutir los aspectos de su aplicación y estamos convencidos de que esta es la mejor propuesta que hay en este momento sobre la mesa. Si va a ser aplicada por Juan Guaidó, si toma el control de la Presidencia de la República, no lo sé, hay otras ideas sobre la mesa que las entendemos (…) nunca he dicho que otras propuestas vayan a fracasar, lo que he dicho es que la dolarización es la que tiene mayor probabilidad de éxito y es la propuesta más sensata.

 — ¿Las sanciones ya alcanzaron el área petrolera, entonces transitamos el peor de los escenarios? 

— Sí. Las sanciones actuales, a partir del 28 de enero son las petroleras, tienen una finalidad: lograr un cambio de Gobierno, de régimen, si esas sanciones no son capaces de lograr en el corto plazo un cambio de Gobierno, esas sanciones van a tener un efecto muy negativo sobre la economía nacional van a cercar la posibilidad de exportar petróleo, no solo hacia EE UU, sino a otros países, por lo tanto van a caer muy fuertemente las importaciones venezolanas habrá un serio riesgo de que el país no sea capaz de producir suficientes divisas como para pagar los alimentos y medicinas necesarias para los venezolanos.

 — Un informe de Barclays advierte, de hecho, que si esta situación se prolonga en el tiempo, se vería “afectada la capacidad de recuperación de la economía venezolana”,  ¿qué tanto puede suceder esto?

— Estoy de acuerdo con esa afirmación, pero me detendría un poco antes, no es solo que la capacidad de recuperación se ve limitada, es que tu capacidad de subsistencia se ve limitada.Venezuela importó el año pasado 19 mil millones de dólares, de acuerdo con las estimaciones del Gobierno de  EE UU las sanciones petroleras van a causar una pérdida de 11 mil millones de dólares para los ingresos petroleros de Venezuela, eso quiere decir que aun asumiendo que no hubiese  ningún efecto hacia el comercio con otros países, solo limitándonos al comercio con EE UU, tendríamos una caída de ingresos que llevaría a un recorte de importaciones de las dos terceras partes, justo cuando las importaciones ya han caído en 80% en los últimos seis años.
En ese contexto, si las importaciones venezolanas caen en dos terceras partes y el  país no puede importar más de seis mil o siete mil millones de dólares, eso no será suficiente para alimentar a la población, en ese caso, estamos viendo un fuerte riesgo de una hambruna y una catástrofe humanitaria en Venezuela por lo cual es imprescindible que EE UU y la comunidad internacional revise el esquema de estas sanciones de forma de alterar y modificar su diseño tal como se hizo en el caso de Irak, donde se creó un programa de petróleo a cambio de alimentos que impidió que las sanciones que se impusieron contra el régimen de Sadam Hussein llevaran a la pérdida de vidas de millones de iraquíes, lo mismo se tiene que discutir en el caso de Venezuela.

— ¿Cree usted que ese escenario lo aceptaría Nicolás Maduro?
— Una iniciativa de petróleo por alimentos debe ser llevada adelante multilateralmente por las Naciones Unidas, en apoyo de los países miembros, en colaboración con los dos gobiernos de Venezuela, el de Nicolás Maduro y el de Juan Guaidó. Si te definiera la situación económica de Venezuela en este momento, yo te podría decir que Nicolás Maduro puede producir el petróleo, pero Juan Guaidó es el único que puede venderlo, por tanto se necesita una solución, un esquema en el cual esos dos sectores que están enfrentados colaboren por lo menos en lo mínimo necesario para asegurar que en Venezuela hayan suficientes alimentos y medicinas para la población (…)
Todo lo que tu pienses de malo sobre el Gobierno de Nicolás Maduro, no hay el argumento sino de que Sadam Hussein no era igual de malo, sino peor y de todos modos fue capaz de aceptar este planteamiento.

El caso de Irán, que es reciente,  es similar con sanciones multilaterales de Europa y Estados Unidos cuando Obama, también se tuvo una negociación que permitió el régimen de exenciones, de reducción significativa que logró que Europa y Asia continuarán importando petróleo iraní a cambio de depositar el producto de esas ventas en cuentas que podían ser utilizadas para la importación de bienes no cubiertos por las sanciones, léase alimentos y medicinas.

 — El problema que tenemos además para aplicar una idea como esta es la caída de la producción petrolera, cada vez peor…
— No. Eso hace más urgente la aplicación de un sistema como este, mientras menos ingresos petroleros tenga el país, entonces más razón hay para que el petróleo que se produzca también se pueda vender y cambiar por medicinas y alimentos necesarios para evitar una catástrofe humanitaria.

  — ¿Un eventual Gobierno de transición entonces requeriría la inclusión de chavismo como fuerza política?
— No necesariamente. Hay distintos esquemas de transición, mi posición frente a la crisis política venezolana es de respaldo a Juan Guaidó, de hecho, Henri Falcón, el candidato que acompañé el 20 de mayo desconoció el resultado de esa elección, se llevó adelante una acusación ante el TSJ por fraude y compra de votos del Gobierno de Maduro que, si se hubiera aplicado la ley, Maduro debió haber quedado descalificado como candidato en ese proceso electoral (…) Consideramos que en Venezuela  no hay un Gobierno elegido legítimamente y la interpretación correcta  de la Constitución es que ante esa situación le corresponde al presidente de la AN asumir el poder, por lo tanto el Gobierno legítimo en este momento es el de Juan Guaidó.

Sobre cómo se va a dar la transición, hay una realidad de facto y es que quien controla el poder en este momento es Nicolás Maduro, si hablamos de transición podemos hablar de dos tipos, una en la que la Fuerza Armada decide retirarle su apoyo a Nicolás Maduro que es algo que podría ocurrir este mismo fin de semana, producto de la crisis por el rechazo a la entrada de la ayuda humanitaria en el país, esto puede llevar a un momento de quiebre y que se establezca que un gobierno liderado por Guaidó que es de transición y la Constitución lo ve así, que está en la obligación de llamar a nuevas elecciones y que tendría la responsabilidad de restablecer el hilo constitucional y democrático en Venezuela.

La otra posibilidad, que no se puede descartar, es la de una transición negociada entre el chavismo y la oposición, pero dentro de todo eso hay una idea de lograr una colaboración para resolver los problemas de sostenibilidad democrática y el gran problema económico que atraviesa el país.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias