Denuncian toma “arbitraria” de alcaldía trujillana por parte de dirigentes del PSUV | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Nota de Prensa

El alcalde del municipio Miranda y dirigente de Voluntad Popular en el estado Trujillo, José Acisclo Viloria, denunció que dirigentes del PSUV, escoltados por colectivos, oficiales de Politrujillo y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), tomaron  de manera arbitraria las instalaciones de la alcaldía. Advirtió que esta es una nueva oleada  por parte del régimen en contra de los alcaldes de la Unidad, días antes de que inicie el proceso de recolección de firmas del 20% para activar la referéndum revocatorio.
“El director de la policía conoce de la situación, el gobernador del estado Trujillo sabe de la situación, pero no han hecho nada. Este fue un acto planificado por la dirigencia regional del PSUV y supone una nueva etapa de persecución que mantiene el régimen de Nicolás Maduro a nivel nacional. Es la misma guerra que tienen contra Warner Jiménez, Delson Guarate, Lumay Barreto,  David Smolansky, Antonio Ledezma y contra de los alcaldes que hemos tenido una buena gestión y formamos parte de Voluntad Popular”.
Explicó que esta acción se da cuando cuadrillas salieron a reparar 5 bombas eléctricas de agua, que se dañaron luego de la reparación que hiciera la alcaldía. A pesar de que estas reparaciones son competencia exclusiva de Hidroandés, Viloria en su afán de darle calidad de vida a los ciudadanos tomó la acción de reparar el daño.
“Tenían más de 10 años dañadas, ni la gobernación, ni Hidróandes daban respuesta al pueblo sobre el tema del agua. Cuando asumimos esta gestión nos comprometimos a darle mejoras a la comunidad, a construir #LaMejorMiranda y reparamos las bombas dañadas. Sin embargo, sospechosamente aparecen otra vez las bombas dañadas y esta acción violenta del PSUV simultáneamente. ¿A qué le temen?”.
El alcalde se encuentra camino a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía del estado Trujillo para hacer la denuncia, pues constituye una clara violación a la legislación venezolana y a la voluntad popular que le eligió como alcalde en el año 2013.
“Esto es un acto de sabotaje que supone un afrenta en contra de los derechos de todos los que vivimos en el municipio Miranda. No solo por las agresiones en contra de los trabajadores de la alcaldía, sino porque impidió que se continúe una gestión que fue electa por el pueblo. Denunció a una minoría que cree que puede sacar al alcalde a la fuerza, pero se encontrarán con que no podrán violar la voluntad del pueblo tan fácilmente”.
Síguenos por @800noticias