Defienden creación de memorial en centro de detención de dictadura en Chile | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Defensores de los derechos humanos y exprisioneros políticos de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) defendieron este martes la creación de un sitio de memoria en “3 y 4 Álamos”, un antiguo centro de detención y tortura de los agentes represores y actual centro de internación de menores.

Miembros de la Corporación 3 y 4 Álamos, conformada por presos que allí estuvieron encarcelados, y la dirección del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) encabezados por la presidenta Consuelo Contreras, examinaron el estado de las instalaciones.

El recinto, que entre 1974 y 1977 sirvió como centro de detención de la temible Dirección de inteligencia Nacional (DINA) y Carabineros (Policía militarizada), ahora está convertido en una institución de reclusión de menores.

“Hoy en día no se puede visitar porque es un centro de atención a a niños dependiente del Servicio Nacional de Menores (Sename), por lo tanto no se puede recibir visitas. Lo que buscamos es que se transforme en un centro de memoria como garantía de no repetición y que la gente pueda visitarlo y saber lo que aquí ocurrió”, dijo Contreras.

La lucha de los defensores de DD.HH. está enfocada en que se ponga en marcha lo que se aprobó hace años en forma legislativa: que las instalaciones por las que pasaron más de 6.000 presos políticos de la dictadura chilena deje de lado esa naturaleza de reclusión que actualmente perdura con menores y sea un centro de memoria y paz.

“Las autoridades del Estado, pese a estar declarado hace muchos años monumento histórico, no han tenido la voluntad de invertir los recursos necesarios para mejorar la infraestructura del centro (…) y entregar esto a la corporación”, precisó la directora del INDH.

Contreras destacó que, bajo ningún punto de vista y sin lugar a dudas, un sitio que fue sitio de detención y torturas, donde miles de hombres y mujeres sufrieron los horrores que sufrieron “no puede ser un lugar donde hay niños que tienen que reconstruir sus vidas”.

“Hay demasiados dolores guardados en estas paredes como para construir nuevas vidas”, aseveró.

Por su parte, Raúl Brito, presidente de la Corporación 3 y 4 Álamos, se refirió a la falta de voluntad política del actual Gobierno, pero también de los anteriores, para convertir el lugar en memorial como ocurre con otros centros de este tipo como Villa Grimaldi o Londres 38, ambos en Santiago.

“En Chile hay varios cientos de casas y lugares donde se torturó y detuvo y apenas hay, quizás 15, declarados sitios de memoria. El nivel de entrega para la memoria histórica es muy poco en relación a los lugares donde ocurrieron los tormentos”, afirmó Brito.

En ese sentido, destacó que en 3 y 4 Álamos fue donde se vio con vida por última vez a unas 80 personas que actualmente son detenidos desaparecidos.

“La lucha en la que nosotros estamos es para que nunca más ocurra esto y no haya más masacres como las que hubo aquí y tanto detenidos”, dijo Brito.

Durante la dictadura de Pinochet unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 40.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias