Cumbre en París busca avanzar hacia la paz en Ucrania | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

París, Francia | AFP El presidente ruso Vladimir Putin se entrevistó con su homólogo francés François Hollande en el palacio del Elíseo antes del inicio de una cumbre destinada a hacer avanzar la paz en Ucrania en la que participarán la canciller alemana y el presidente ucraniano.

Esta cumbre entre los cuatro dirigentes, prevista desde hace mucho tiempo, se realiza a la sombra del conflicto sirio, que domina esta semana la agenda diplomática.

Todas las partes aseguran que estas discusiones, que empiezan a las 12H15 GMT, no serán parasitadas por el tema de Siria, pero fuentes franceses conceden que el mismo influirá el “clima” de la cumbre.

Putin y el presidente François Hollande aparecieron sonrientes al saludarse ante las cámaras en la escalinata del palacio presidencial. Las expresiones de sus rostros eran más graves poco después, al comenzar la reunión.

“El tiempo apremia. Hay que trabajar al máximo nivel, crear un clima, promover el conjunto para intentar superar los obstáculos” para conseguir la aplicación concreta de los acuerdos Minsk-2 este mismo año, explicaron fuentes de la diplomacia francesa.

Los acuerdos Minsk-2, logrados el 12 de febrero por los mismos protagonistas en la capital bielorrusa tras una noche de duras negociaciones, buscan una solución al conflicto que opone a rebeldes prorrusos y ejército ucraniano y ha dejado más de 8.000 muertos en el este ucraniano desde abril de 2014.

El conflicto ucraniano ha aislado a Rusia, acusada de haber mandado soldados y armas para apoyar a los rebeldes de Donbass y por ello objeto de duras sanciones occidentales.

“Mucho se ha hecho (desde Minsk). Lo más importante, lo más espectacular y al mismo tiempo lo más frágil es el alto el fuego”, globalmente respetado, se subrayó de fuente francesa.

“El último punto de los acuerdos de Minsk es la ‘normalización’ en Ucrania, es decir la retirada de las fuerzas estacionadas en ese país y la seguridad de la frontera ruso-ucraniana”, de las que 400 km están ahora en manos de separatistas, añadió la misma fuente.

Esta normalización pasa también por unas elecciones locales que permitan reintegrar el Donbass separatista en el conjunto ucraniano, y por la concesión de mayor autonomía a esa región respetando la Constitución ucraniana.

 

“Vamos a necesitar a Moscú”

Este proceso político, que se supone debe concluir este año, avanza con mucha dificultad. Los separatistas quieren organizar elecciones locales siguiendo sus propias reglas y el Parlamento sigue dividido en Kiev sobre la adopción de medidas de autonomía.

“Habrá que dar argumentos al presidente (ucraniano) Petro Poroshenko para convencer a su Parlamento de seguir adelante”, se subrayó en París.

Los ucranianos reclaman la anulación de las elecciones programadas por los separatistas el 18 de octubre en Donetsk y el 1 de noviembre en Lugansk, así como la liberación de todos los prisioneros, incluyendo la piloto Nadia Savtshenko, centro de un proceso muy controvertido en Rusia.

Moscú podría esperar una reducción de las sanciones que pesan mucho en su economía, si se concretan los acuerdos de paz, una cuestión que se planteará en diciembre en Bruselas.

Este punto, que inquieta sobremanera a los ucranianos, fue abordado el jueves por teléfono por Hollande, Poroshenko y Merkel, indicó a la AFP un responsable ucraniano que requirió anonimato.

Kiev teme que Moscú utilice la crisis siria para desviar la atención de Ucrania y que los occidentales bajen la guardia en materia de sanciones si cooperan con Rusia en otros sectores.

“La posición de Francia es que las sanciones se deben suspender si Minsk se aplica. Es la misma lógica de Alemania y la Unión Europea”, subraya un diplomático francés.

En Nueva York, también el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, rechazó toda intención de sacar provecho de la crisis siria. “Es una interpretación totalmente absurda de lo que pasa”, dijo, citado por las agencias rusas.

El viccanciller alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, reiteró el viernes que es necesario tender la mano a los rusos y levantar progresivamente las sanciones, porque Occidente necesita a Rusia en otras crisis.

“Por supuesto, los acuerdos de Minsk deben ser aplicados plenamente, pero también hay que levantar las sanciones etapa por etapa”. “Vamos a necesitar a Moscú, y no únicamente en Siria, sino también para solucionar muchos otros conflictos en el mundo”. Y “también Rusia nos necesita a nosotros”, dijo Gabriel, citado en el portal del semanario alemán Der Spiegel.

Síguenos por @800noticias