CRISIS HOSPITALARIA | Enfermeras usan bolsas en vez de guantes | 800Noticias
800Noticias
Caras y Rostros

Con información de La Verdad

Los hospitales de Maracaibo están “en estado vegetal”. La falta de insumos alcanza el 90 por ciento, según cifras extraoficiales, mientras que la deficiencia de personal de enfermería en la región roza el 75 por ciento. La situación pasó de ser preocupante a decisiva para la salud de los zulianos, especialmente la de los niños a los que se les niega la atención en los centros hospitalarios, porque no hay medicamentos para atenderlos.

Ninoska Romero, es enfermera del área de pabellón en el Hospital Chiquinquirá desde el 2006, califica la situación que atraviesa la salud del estado como “crítica y peligrosa”. Confirmó que a todos los pacientes “se le piden los insumos porque no hay nada para atenderlos”. Da igual si la emergencia es ambulatoria o requiere cirugía, hasta que el familiar no complete la lista de medicamentos e implementos para la intervención o el tratamiento, no se le atiende. La enfermera reiteró que el mismo escenario se repite en todos los hospitales y con pesar señaló: “Los pacientes y sus familiares hacen maravillas para comprar lo que les piden”.

Pedir en los autobuses o en las calles, vender los electrodomésticos del hogar o empeñarlos, es parte de esas “maravillas” que la situación arrastra a llevar a cabo para comprar una receta. Reina Castillo, confesó a La Verdad, en la entrada del Chiquinquirá, que en su casa ya no le queda nada. “Tengo a mi hijo hospitalizado hace dos meses con bronquitis. Primero empeñé el microondas y la licuadora, pero cuando vi que no los podía recuperar comencé a vender el resto para seguir el tratamiento. Ya no tengo nada, vendí mis corotos por la salud de mi hijo”.

Romero fue tajante: “De esos casos hay muchos, yo supe de un señor que cambió su televisor por una sutura”. Sentenció que en el área donde trabaja -pabellón- la situación es “peor” debido a que los insumos son más costosos. “Allá piden desde la gasa hasta el jabón antiséptico y la gente tiene que esperar, las que más sufren son las embarazadas. Lo peor es que el director del hospital sabe que no hay insumos y no hace nada”. A esto se le suma la escasez de medicinas, que según la Federación Farmacéutica Venezolana, ocho de cada 10 medicamentos no se consiguen en el país.

Hacen peripecias

Hania Salazar, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Zulia, alertó sobre el riesgo que corre el personal dentro de los centros médicos de la región. “El personal de enfermería se pone bolsas plásticas en las manos porque no hay guantes. No tienen ni dónde sentarse porque tampoco hay sillas. Los hospitales que están en peores condiciones son: el Hospital Universitario de Maracaibo, el Hospital General del Sur, y el Chiquinquirá.  En todos hay muchas filtraciones, sucio y desidia. Habitaciones cerradas llenas de equipos dañados, laboratorios deteriorados y ni hablar de la cocina”.

Para Salazar, es imposible trabajar por la salud sin un ambiente limpio, sin iluminación ni ventilación y mucho menos sin insumos. “Realmente nosotros como personal de enfermería es poco lo que podamos hacer con este tipo de escasez, es el Gobierno quien debe garantizar todos las condiciones en el área de salud para que el servicio sea óptimo”. Aseguró que el Hospital Psiquiátrico y las maternidades continúan la lista de centros en crisis.

La gente se muere

“Esto es alarmante, se nos están muriendo los pacientes por la desidia de los gobernantes, que tienen la responsabilidad de la salud en sus manos y no hacen nada”, insistió la presidenta del Colegio de Enfermeras del estado, razón por la cual, a su juicio, los profesionales de la salud prefieren abandonar sus cargos en los centros públicos de salud, que “seguir corriendo peligro”.  Criticó que en el Hospital Chiquinquirá “el problema es de gerencia, de desidia”, calificándolo como “un hospital de guerra”.

Para la enfermera con más de 35 años de servicio, la insalubridad en los centros hospitalarios sobrepasó a los pacientes. “Ahora familiares y personal médico están expuestos porque no hay ambientación adecuada y mucho menos agua. Lo que hay es sucio, porque lo que eliminan los pacientes a través de la orina, las heces y la respiración junto a la falta de aseo, es un caldo de cultivo para todos”.

Acoso laboral

En el gremio médico está prohibido denunciar. El acoso laboral por parte de los directivos de los hospitales es el pan de cada día, según Hania Salazar. “El acoso laboral que le tienen los directores  y el personal de recursos humanos a los trabajadores es excesivo. Los amenazan si quieren denunciar las situaciones que viven dentro de los hospitales. Ellos no pueden estar en contacto con el Colegio de Enfermeras o Nutricionistas. Tienen prohibido denunciar, los amenazan con la destitución o la apertura de un expediente administrativo”.

Según las cifras del colegio de enfermeros, el 25 por ciento del personal activo, ha realizado solicitud de aval profesional para irse del país, “porque no hay seguridad laboral”. Según el personal de enfermería muchos de sus compañeros no están activos porque han contraído enfermedades dentro de los hospitales. “Nos explotan con el horario, además en más de una oportunidad los mismos familiares nos amenazan porque no hay con qué atender a la gente y lo que nos pagan es una miseria”, confesó una enfermera que prefirió no identificarse.

No hay nada

Yeritza González, presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas del Zulia, señaló: “La situación en la que se encuentran las instituciones hospitalarias del Zulia es crítica. Se nos están muriendo los pacientes. No tenemos insumos y es triste ver cómo las personas llegan  con mengua a las emergencias, con desnutrición y no podemos colocarlo como diagnóstico”.

Síguenos por @800noticias