Con humor y ternura, primera película de los “Minions” cumple con lo prometido | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

La secuela de “Mi villano favorito” dejó claro, hace dos años atrás, que los minions son capaces de sostener por sí solos una historia paralela a la del protagonista de dicha franquicia, Gru.  Si bien fueron creados para cumplir un rol secundario, estas criaturas amarillas se convirtieron en los personajes más queridos de la historia, gracias a su ternura y ácido sentido del humor. Y estas dos características son, precisamente, las que potencian en su primer largometraje.

“Minions”  se estrenará el próximo jueves en Chile a modo de precuela de “Mi villano favorito”. La cinta es dirigida por el mismo cerebro de la película original, Pierre Coffin, junto al director de animación de “Toy Story 2”, Kyle Balda.  Los realizadores debutan como dupla para contar la historia de los minions desde la prehistoria hasta mediados del siglo XX, es decir, hasta el momento en que conocen a Gru.

La acción de la película comienza a mediados de los años sesenta, cuando los minions se quedan sin un jefe maligno al que adorar. Después de haber ayudado a  animales depredadores, a Napoleón, y hasta a Drácula, la tribu siente que su vida no tiene sentido sin un villano. Por eso uno de ellos, Kevin, se ofrece para salir a buscar a un nuevo mentor. Lo acompañan otros dos integrantes de la famiia:  Stuart y Bob.

La historia escrita por Brian Lynch (“El gato con botas”) repasa las aventuras que vive el trío para hallar a su nuevo jefe.  La búsqueda termina, supuestamente,  cuando conocen a la mujer más mala del mundo,  Scarlett Overkill (Sandra Bullock en la versión original, y Thalía en la doblada) y a su esposo Herb (interpretado en inglés por Jon Hamm de “Mad Men” y en español por Ricky Martin). Ambos los acogen como aliados, pero  las circunstancias los convierten en enemigos.

“Minions” es un acierto para el público infantil. Con un relato ágil y rápido —y repleto de diálogos que mezclan palabras de varios idiomas, pero que de todos modos se entienden — los protagonistas sacan provecho de su principal fortaleza: la ternura.    Por otra parte,  los realizadores aluden a la audiencia adulta con varios guiños a cultura pop de los sesenta —se recomienda prestar atención a la banda sonora, conformada por clásicos de The Beatles, The Clash y The Who, entre otros.

Fuente: El Nacional

Síguenos por @800noticias