Cincuenta detenidos en nuevo caso de partidos amañados en Italia | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Roma, Italia | AFP | Cincuenta personas fueron arrestadas este martes por la policía, que descubrió un nuevo escándalo de partidos amañados en Italia, en la tercera y cuarta división, anunciaron los medios del país transalpino.

Según las primeras informaciones, una treintena de equipos de la Lega Pro (3ª div) y de la Serie D (4º div) están implicados en el enésimo escándalo de “calcioscommesse”, vinculado a la Ndrangheta, la mafia calabresa.

Este martes, bajo orden de la fiscalía de Catanzaro (sur) y de la Anti-mafia, una gran operación policial con el nombre de “Dirty Soccer” (‘Fútbol sucio’), comenzó de madrugada.

Presidentes, directivos y jugadores de estos equipos, pertenecientes a diez regiones italianas, fueron arrestados.

Hace varios meses, la fiscalia de Catanzaro abrió una investigación por asociación criminal y fraude deportivo, en relación con una empresa mafiosa.

En total, unas 80 personas fueron inculpados y los partidos trucados en esta temporada se cuentan por decenas.

La investigación empezó por las escuchas telefónicas al Pietro Ianazzo, uno de los jefes de la Ndragheta de Lamezia Terme, considerado por los investigadores como un clan de “elite de la mafia empresarial”.

“Conocido en el ambiente”

El fiscal de Catanzaro, Vincenzo Lombardo, dejó entrever en rueda de prensa que existen ramificaciones del caso en Serbia, Eslovenia, Malta y Albania.

También mencionó la implicación de los equipos Pro Patria (3ª) y Neapolis Mugnano (4ª). El prefecto de Catanzaro, Guiseppe Racca, aseguró que el presidente del Neapolis, Mario Moxedano, era “muy conocido en ese ambiente”.

El Pro Patria ya ocupó los titulares cuando en enero de 2013, aficionados de ese club dirigieron insultos racistas al ghanés Kevin Prince Boateng, cuando jugaba en el AC Milan.

El último gran escándalo que sacudió al fútbol italiano, en junio de 2011, el “Calcioscommesse” sigue sin resolverse. Este siguió a otros dos casos conocidos: el “Totonero” en 1980 y el “Calciopoli” en 2006. En cada ocasión, estos casos sacan a la luz la unión entre fútbol, dinero sucio y crimen organizado.

El “Calcioscommesse” fue organizado en torno a apuestas sobre los pequeños hechos del fútbol: el número de goles o quien anota el primer gol; esto es mucho más difícil de detectar por la policía que el simple amaño del resultado final de un partido.

Este escándalo concierne sobre todo a partidos de divisiones inferiores, pero también salpica a la primera división (Serie A).

El caso “Totonero”, también en el marco de las apuestas, costó al AC Milan el descenso y dos años de suspensión para el delantero internacional, Paolo Rossi.

En 2006, el equipo más grande del país, la Juventus Turín, recibió trato de favor por el estamento arbitral en el caso conocido como “Calciopoli”, y también fue descendido a la Serie B.

Síguenos por @800noticias