CICPC asesina a jóven por equivocación en Antímano | 800Noticias
800Noticias
Nacionales Sucesos

Fuente: El Nacional

Irwin José Ávila García, de 32 años, estudiante de administración de empresas en la Universidad Simón Rodríguez y que se encontraba en tesis para graduarse, fue ultimado de tres disparos por una comisión de la subdelegación del Cicpc de Caricuao a la 1:00 de la tarde del jueves en la casa de un familiar de su novia, en Colinas de La Esperanza, barrio Las Cumbres de Antímano. Los policías entraron a la casa de la mamá de la novia informó la periodista Sandra Guerrero de El Nacional .

El hombre hacía pasantías en Seguros La Vitalicia, era padre de un hijo de cinco años de edad, además jugaba en tres equipos de softball.

La denuncia la hizo José Reinaldo Ávila, padre de Irwin José, el mayor de dos hermanos.

El joven vivía en el barrio La Bombilla de Petare desde donde vino con su novia en una moto a Antímano. Guardaron la moto y se disponían a preparar comida para el almuerzo cuando a la casa irrumpieron los funcionarios policiales.

Entre tanto la comunidad salió a la calle a gritarle a los policías que si el joven era sospechoso que se lo llevaran detenido y lo investigaran. Los vecinos oyeron cuando Irwin José le decía a los policías que le juraba por su hija que no tenía nada que ver con lo que buscaban. El padre dijo que los policías lo mataron  por extorsionador cuando su hijo ni siquiera residía en esa zona donde era conocido.

A Ávila le dijeron que la comisión policial perseguía a un hombre con franela verde y su hijo tenía puesta una del mismo color. Indicó que no descansará y hará lo necesario para que se haga justicia y evitar que maten a otros muchachos. Agregó que después que lo mataron los policías se percataron que se habían equivocado. A su hijo lo dejaron indocumentado.

En la casa del familiar de la novia robaron una tableta, celulares, zapatos de marca, dinero efectivo, documentos y un bolso de la víctima. A la joven la golpearon, la sacaron de la vivienda y la amenazaron con matarla. La comunidad que salió a la calle a protestar también fue amenazada y los policías hicieron disparos al aire.

Inicialmente a la casa entraron ocho policías que desalojaron a funcionarios de la PNB que había llegado primero. En la calle se oyeron los gritos de la víctima y luego sacaron el cadáver envuelto en una sábana para dejarlo en el Hospital Pérez Carreño. Los policías se llevaron las conchas de los proyectiles disparados.

“No me voy a quedar callado para que esto no le ocurra a otros muchachos. Le dieron tres disparos en el pecho, dijo Ávila.

 

Síguenos por @800noticias