China asegura que reunión de Obama con el Dalái Lama “dañará” su relación | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El Gobierno chino mostró hoy su descontento por la reunión privada del presidente de EE.UU., Barack Obama, con el Dalái Lama y aseguró que este encuentro “dañará la confianza y cooperación mutuas” entre Pekín y Washington.

“Urgimos a EEUU a dejar de entrometerse en los asuntos domésticos de China usando al Tíbet y a los asuntos relacionados con el Tíbet”, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Lu Kang, en una rueda de prensa en Pekín.

Obama recibió este miércoles al líder espiritual de los tibetanos por cuarta vez desde que ocupa la Casa Blanca, a pesar de la “firme oposición” manifestada por el Gobierno chino horas antes.

Aunque la Casa Blanca dejó claro el carácter personal de la reunión y que EE.UU. sigue sin apoyar la independencia del Tíbet, el portavoz chino volvió a protestar hoy por un encuentro que tachó de “interferencia” en su política doméstica.

“Independientemente de la forma en que el líder estadounidense se reunió con el dalái lama, la reunión violó las promesas de EE.UU. de reconocer el Tíbet como parte de China y no apoyar la independencia del Tíbet y las actividades separatistas”, señaló Lu.

“Esa reunión dañará la confianza y cooperación mutuas entre China y EE.UU”, recalcó el portavoz de Exteriores del gigante asiático.

Lu afirmó que el dalái lama “no es una figura puramente religiosa” e insistió en definirlo, como ya hizo este miércoles, como “un exiliado político que hace tiempo que está implicado en actividades separatistas y antichinas amparado por la religión”.

Pekín considera que el Tíbet es una parte inseparable del país y acusa al Dalái lama, que vive exiliado en India desde 1959, de ser un líder del independentismo tibetano.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte inseparable de su territorio, mientras que muchos tibetanos argumentan que la región fue durante mucho tiempo virtualmente independiente hasta que fue ocupada por las tropas comunistas en 1951.

Lu defendió que el desarrollo económico y social experimentado en las últimas décadas por el Tíbet, que tiene para China una consideración administrativa de región autónoma, es “un hecho que no puede ser negado”.

Síguenos por @800noticias