Brasil prepara operación de seguridad “del tamaño de los Juegos Olímpicos” | 800Noticias
800Noticias
Deportes

EFE

El ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann, afirmó hoy que el país prepara para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro un esquema de seguridad “del tamaño del evento”, sin subestimar la “amenaza” que “siempre” encarna el terrorismo.

Jungmann, junto a los ministros de Justicia, Alexandre de Moraes, y de Seguridad Institucional, el general Sergio Etchegoyen, participó hoy en Brasilia en un seminario organizado por las Fuerzas Armadas para discutir esos planes, que están en desarrollo desde hace siete años, según explicó.

El titular de Defensa dijo a periodistas que esos planes están en una revisión permanente y son discutidos incluso con autoridades de otros países, en función de necesidades particulares y también en el marco de unos programas de cooperación establecidos para los Juegos Olímpicos.

De acuerdo con Jungmann, esa revisión llevará a que las Fuerzas Armadas aumenten el personal que será destinado a esas operaciones de seguridad.

“Hasta ahora eran 38.000 efectivos de las Fuerzas Armadas, pero se sumará un número todavía no determinado para atender un pedido de las autoridades de Río de Janeiro”, indicó Jungmann.

Ese contingente adicional, según el ministro, será decidido esta misma semana y reforzará la seguridad en lugares que serán acordados con los Gobiernos regional y municipal de Río de Janeiro, manifestó.

Los miembros de las Fuerzas Armadas se sumarán a los alrededor de 48.000 agentes de diferentes cuerpos policiales que actuarán en Río de Janeiro, que estarán cargo de la seguridad urbana y también de la vigilancia frente a otras amenazas, como el terrorismo, que según Jungmann supone una “preocupación” especial.

“Hasta ahora no tenemos identificada ninguna amenaza”, pero las fuerzas de seguridad están “atentas”, en “cooperación permanente” con agencias de inteligencia de otros países y “determinadas a que los Juegos transcurran en paz”, declaró.

Aún así, admitió que el terrorismo encarna un “desafío” que pone al país frente a lo “imprevisible” y las “tensiones” que existen en “un mundo que se dará cita” en Río de Janeiro, que recibirá a delegaciones de unos 200 países.

Jungmann consideró que los Juegos de Río encarnarán el “sueño olímpico de un mundo en paz y unión”, pero subrayó que “no se debe olvidar que, en el mundo actual, esos sueños a veces son perturbados por las pesadillas” derivadas de la “fragmentación política”.

Aún fuera de ese marco de amenazas, también admitió que el propio Brasil recibirá los Juegos Olímpicos “en un momento delicado para el país”, en alusión a la situación generada por el juicio político iniciado contra la mandataria suspendida Dilma Rousseff.

Sin embargo, garantizó que el Gobierno del presidente interino, Michel Temer, está decidido a “garantizar plenamente” la seguridad de las delegaciones extranjeras y de los propios brasileños durante la mayor cita deportiva del planeta, que será inaugurada el próximo 5 de agosto.

Síguenos por @800noticias