Bombardeo a las FARC en Colombia sacude proceso de paz | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Bogotá, Colombia | AFP | Un bombardeo militar contra las FARC, que dejó 26 guerrilleros muertos en Colombia, sacudió el proceso de paz que se desarrolla en La Habana, desde donde la guerrilla anunció el fin de su cese al fuego unilateral en medio de las negociaciones.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) suspendieron la tregua unilateral que habían decretado en diciembre para desescalar el conflicto, en una crisis más de los diálogos que gobierno y guerrilla sostienen desde 2012 en Cuba para poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo.

“No estaba en nuestra perspectiva la suspensión de la determinación del cese al fuego unilateral e indefinido proclamado (…), pero la incoherencia del gobierno Santos lo ha logrado, luego de 5 meses de ofensivas terrestres y aéreas contra nuestras estructuras”, indicó la guerrilla en su blog.

El operativo militar contra un campamento guerrillero en Guapí, Cauca, unos 480 km al suroeste de Bogotá, dejó el jueves al menos 26 rebeldes muertos y un menor de edad herido, en el golpe más duro contra las FARC desde el inicio de los diálogos.

Para el presidente Juan Manuel Santos se trató de una “acción legítima del Estado”, según dijo este viernes, rodeado de la cúpula militar.

Santos ha rechazado una tregua bilateral durante las negociaciones para evitar un fortalecimiento de la guerrilla, pese a que en los últimos meses ambas partes habían dado pasos para reducir la violencia.

La tregua de las FARC, según el Ministerio de Defensa, había logrado una reducción de 47% de muertes de combatientes entre enero y abril.

Sin embargo, en la misma zona donde ocurrió el bombardeo, hace poco más de un mes una emboscada guerrillera mató 11 militares, un ataque que consternó a la sociedad colombiana, cada vez más desconfiada del éxito de las negociaciones.

Las FARC calificaron esa emboscada de “defensiva”, y Santos autorizó entonces el reinicio de bombardeos contra la guerrilla, que habían sido suspendidos en marzo en señal de buena voluntad.

Aludiendo a esos hechos violentos, el Sistema de las Naciones Unidas en Colombia manifestó este viernes en un comunicado su “profunda preocupación por el actual escalamiento del conflicto”.

“El escalamiento de las acciones violentas es especialmente inquietante en un momento en el que lo que el proceso de paz más necesita son hechos de paz que nutran la confianza pública. Llamamos a las partes a reflexionar (…) y a resistir una lógica de represalias”, dijo.

– Paz, único camino –

El intento de “desescalar” el conflicto sin alcanzar un cese al fuego definitivo no ha dado los frutos esperados, según Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis de Conflictos (Cerac).

Los hechos demuestran que “la violencia afecta al proceso y no permite a las partes avanzar”, dijo a la AFP. Según Restrepo, es momento de “acordar muy rápidamente un cese al fuego definitivo”.

Este viernes fue suspendida una reunión conjunta en La Habana de las delegaciones de gobierno y FARC, en la que se esperaba informaran del inicio del desminado acordado en marzo, según conoció la AFP.

Además, fue cancelado “de común acuerdo” el encuentro de las delegaciones previsto para el sábado, aunque la sesión de negociación del lunes sigue en pie, según fuentes del proceso.

En consonancia con esto, el negociador de las FARC Iván Márquez anunció en Twitter que su equipo dedicará el sábado “al análisis de la situación” tras el bombardeo y pidió un “armisticio” para allanar el camino de la paz.

Defendiendo su posición de no renunciar a las ofensivas hasta firmar un acuerdo, Santos dijo que los militares “están preparados” frente a posibles ataques guerrilleros.

La Defensoría del Pueblo advirtió que pueden presentarse acciones armadas inminentes en al menos 10 departamentos del país por “posibles ataques contra la Fuerza Pública, con eventuales efectos indiscriminados para la población”.

En Cuba, las partes han alcanzado acuerdos parciales en reforma rural, participación política y drogas ilícitas, pero faltan por consensuar el tema de las víctimas, el desarme y el mecanismo para refrendar un eventual pacto final.

El conflicto armado colombiano ha dejado oficialmente al menos 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados.

Síguenos por @800noticias