Benítez cumple hoy 100 días al frente del Real Madrid | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Rafa Benítez dejó una imagen inusual en su presentación el 3 de junio. Se emocionó sinceramente cuando tomó la palabra en el Palco de Honor del Santiago Bernabéu. No era para menos. Estuvo 17 años en La Fábrica y tras dirigir a Nápoles, Chelsea, Inter, Liverpool, Valencia, Tenerife, Extremadura, Osasuna y Valladolid parecía que el tren del Real Madrid no le iba a tocar (en 2009 lo rechazó por seguir en el Liverpool). Llegó como el décimo entrenador de Florentino, al que no le valieron los méritos de Ancelotti, que conquistó la Décima y a los pesos pesados del vestuario. Rafa vino con una difícil tarea…

Se dio cuenta de que el club había sufrido una metamorfosis brutal desde que estuvo la última vez, hace 20 años. Encantado con Valdebebas, pero decepcionado con la imposibilidad de retocar una pretemporada con 44.834 kilómetros, que les obligaba a pasar 30 días de 44 alejados de la Ciudad Deportiva antes de que arrancara la competición. Pidió un futbolista de banda derecha (Lucas Vázquez), un centrocampista (Casemiro) y un delantero para hacer competencia a Benzema, pero el club no accedió a esta última petición. Llegaron, además, un extremo repescado (Cheryshev), un portero (Casilla) y otro centrocampista (Kovacic), aunque luego se fue Illarra. En total, 44,5 millones de euros para reforzar la plantilla en verano. Un gasto muy diferente al que disfrutaron en su primera temporada Ancelotti (176,4 millones), Mou (68) y Pellegrini (251).

No obstante, el capítulo de altas y bajas estuvo marcado por el fichaje frustrado de De Gea. El entrenador mantuvo un mismo discurso desde finales de julio: “Si viene alguien tiene que ser mejor de lo que tenemos”. De Gea debía de mejorar a su teórico portero titular, Keylor Navas, y suplente, Kiko Casilla. Al menos eso pensó Florentino Pérez, que intentó fichar al portero del Manchester United el último día de mercado y mandar a Keylor a Old Trafford. “Estamos siendo muy sinceros con Keylor”, afirmaba el entrenador en el estreno de Liga ante el Sporting. La pura verdad llegó el 1 de septiembre en una cumbre en Valdebebas con el entrenador, Keylor y Florentino. El míster ahora debe convencer al tico de que confiaba en él pese a que no puso objeción al fichaje de De Gea.

Le tocó mediar en la salida de Casillas. Lo primero que hizo fue llamarle y prometerle un adiós digno tras 25 años en la entidad. El excapitán estuvo a punto de subirse al avión de pretemporada. “Decidió irse”, repetía el técnico, siguiendo el discurso presidencialista (“se va porque él lo ha querido así”). También se encontró con el asunto Sergio Ramos. “Estoy seguro de que se va a quedar con nosotros al 100%”, subrayaba durante la pretemporada cada vez que le preguntaban. Acompañó al actual capitán el día de la renovación y emitió un comunicado: “Es una excelente noticia para la entidad, la plantilla y el futbolista”.

Síguenos por @800noticias