Bélgica celebra su día nacional con el foco en el lustro de reinado de Felipe | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Fuente: EFE

Bélgica celebra hoy su fiesta nacional con el foco puesto este año sobre la figura del rey Felipe y sus cinco años de reinado, que han marcado un cambio en el tono de la monarquía y mostrado la valía de un monarca que los belgas acogieron con dudas, según los analistas de los medios locales.

El 21 de julio de 2013 el rey Felipe recibió la corona después de que su padre, el hoy rey en funciones Alberto II, anunciase el 3 de julio que abdicaba en favor de su hijo.

Hoy los medios belgas repasan los cinco años de reinado de Felipe y hacen en general un balance positivo de un rey que contaba con el apoyo del 73 % de los ciudadanos de un país en el que el 58 % respalda un sistema monárquico, según encuestas de septiembre de 2017.

Felipe – destacan – sorteó con éxito su primer reto con la formación en 2014 del actual Gobierno de coalición, en buena medida gracias al actual primer ministro, Charles Michel, y evitó una crisis como la que en 2011 sufrió su padre cuando el país estuvo sin Gobierno 541 días.

En un país profundamente dividido entre el sur francófono de la región de Valonia y el norte neerlandófono de Flandes, el rey Felipe ha reducido su implicación en la política nacional y causado cierto agrado en la comunidad flamenca -tradicionalmente más escéptico para con la monarquía- al reconocer la identidad regional al inicio de su mandato.

Los medios también subrayan el papel del rey tras los atentados de Bruselas en 2016 y su esfuerzo por paliar la mala imagen que dio del barrio de Molenbeek, con gran proporción de población musulmana, con numerosas visitas al distrito y su apoyo a proyectos en el mismo.

A esta imagen conciliadora contribuyó también que el año pasado participará en la tradicional cena que marca el final del Ramadán con una familia musulmana.

Los analistas destacan además su interés por representar al país en la esfera internacional, en particular apoyando la solicitud de Bélgica para ser miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero también su interés por fomentar los lazos económicos dentro de la limitación de sus poderes.

En las últimas semanas, el rey ha mostrado además una cara especialmente amable como animador durante el Mundial de fútbol de la selección belga, los Diablos Rojos, a quienes puso como ejemplo de lo que puede lograr el país con unidad durante su discurso con motivo de la fiesta nacional.

El punto de mayor crítica llegó tras los atentados de París de 2015, ya que mientras que en Bruselas se declaraba el estado de alerta él estaba en un balneario de la Bretaña francesa con la reina Matilde.

En el seno de la familia real, el principal dolor de cabeza se lo da el príncipe Lorenzo, quien ha estado en el punto de mira por criticar una reducción de su dotación económica.

Con motivo de este día nacional, Bélgica celebra esta tarde el tradicional desfile de sus cuerpos de seguridad, que este año rinde homenaje a los veteranos de la I Guerra Mundial (1914-18).

Síguenos por @800noticias