Barrera Tyszka: la literatura venezolana se nutre del desconcierto | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

AFP.-   Venezuela vive un momento de desconcierto que será cada vez más fuente de inspiración para su literatura, como lo fue “Patria o Muerte”, ganadora del premio Tusquets Editores de novela, según su autor, Alberto Barrera Tyszka.

“La literatura lentamente se acercará a este período que vivimos los venezolanos, que ha sido muy importante en nuestra historia y muy desconcertante”, dijo Barrera en entrevista telefónica con la AFP desde Santiago de Chile.

Apelando a la vulnerabilidad, un elemento presente en otras de sus obras, el autor relata en “Patria o Muerte” el impacto que tuvo en su país el cáncer que llevó a la muerte al líder venezolano Hugo Chávez en 2013, tras dos años de padecimiento.

“Todo lo que duele, todo lo que es incomprensible se puede convertir en material de la literatura”, añadió el narrador de 55 años radicado en México, quien cree que cada vez habrá más autores venezolanos interesados en cuestiones como la que aborda su novela.

“Creo que vamos a tener buenos libros y buenas y muy diversas miradas sobre nuestra realidad”, afirmó Barrera, aludiendo a la compleja situación venezolana, marcada por la polarización política y la crisis económica y de inseguridad.

 

Una enfermedad que contagió a un país

De nuevo una afección de salud es tema de una novela que resulta galardonada, como lo fue “La Enfermedad”, vencedora del premio Herralde de 2006.

“A veces las obsesiones lo eligen a uno; hay unos temas para mí importantes y la enfermedad es uno de ellos. Yo me conecto con el lector a través de la fragilidad, de las heridas. La fragilidad del cuerpo y la vulnerabilidad es un tema que me interesa mucho”, dice Barrera.

Y en “Patria o Muerte” se describe la historia de varios personajes de la Venezuela que fue testigo de la enfermedad de Chávez, quien gobernó entre 1999 y 2013.

Uno de ellos es un oncólogo envuelto en las tensiones entre su esposa antichavista y un hermano radicalmente revolucionario.

El sigilo alrededor de la situación del mandatario socialista levantó suspicacias y cientos de rumores en un país intoxicado por la conflictividad política durante más de una década, y donde el propio Chávez fue “alguien que se convirtió como en el eje del país de manera deliberada”, señala Barrera.

Para la época en que Chávez luchaba contra el cáncer -entre 2011 y 2013- la cotidianidad de los venezolanos pasaba por los comentarios e hipótesis sobre su salud. Barrera lo califica como “un momento muy importante, un clímax para la situación política”, pues “había la sensación de que de alguna manera todos estábamos contagiados”.

El escritor dice haber aprovechado ese “territorio tan delicado, tan difícil y tan extremo” de la enfermedad del líder venezolano -abonado en el culto a su personalidad- para “contar varias historias humanas desde personajes concretos” que le permitieran “narrar el país, esa complejidad que somos en Venezuela”.

Pero el conocido carisma de Chávez no es lo único que Barrera quiere contar, sino cómo viven los venezolanos. “Qué pasa en todos nosotros alrededor de esa figura, cómo nos enganchamos con él a favor o en contra y qué pasó en ese proceso”, explicó.

Para el autor, el lapso de la enfermedad hasta la muerte condensó la polarización política vivida en Venezuela durante los 14 años de gobierno del militar bolivariano.

Pero “el país no se reduce a un debate de consignas; por suerte Venezuela es mucho más. Más complejo, más difícil más raro. Se trata de indagar en nosotros mismos”, afirmó.

Síguenos por @800noticias