Barcelona ya ha dejado en 28 ocasiones su portería a cero | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Comenzó la temporada el Barça con el candado bien cerrado y las llaves de su portería bien escondidas para el rival. Menos de la mitad de los rivales que tuvo pudieron hacerle gol en Liga, Copa y Champions. El Barça es líder del campeonato doméstico, semifinalista en Europa y ya organiza en el Camp Nou la final del torneo del KO ante el Athletic Club. Parte del éxito se basa en la solidez encontrada en la retaguardia; en 28 ocasiones, de los 51 choques disputados hasta el momento, el equipo azulgrana acabó con su portería imbatida. 19 de 33 partidos en Liga, cinco de 10 en Champions y cuatro de ocho en Copa.

La temporada pasada, con Tata Martino al frente, el Barça completó, al final de la temporada, 21 partidos imbatido (14 en Liga, cuatro en Copa y tres en Champions), mientras que en la 2012-13, con Tito Vilanova dirigiendo al equipo junto con Jordi Roura, el equipo sólo consiguió ese registro en 17 ocasiones: 10 en Liga, tres en Copa y cuatro en Champions.

En la Champions fue Verratti, tras un error de marcaje de Rakitic (acompañado de un error de bulto de Ter Stegen), el que encontró la fórmula por primera vez en el curso; en la Liga, un penalti transformado por Cristiano Ronaldo fue el que rompió una estadística que llevaba pinta de récord histórico para Claudio Bravo y el Barça.

En la Champions fue Verratti, tras un error de marcaje de Rakitic (acompañado de un error de bulto de Ter Stegen), el que encontró la fórmula por primera vez en el curso; en la Liga, un penalti transformado por Cristiano Ronaldo fue el que rompió una estadística que llevaba pinta de récord histórico para Claudio Bravo y el Barça.

Una de las premisas de Luis Enrique nada más entrar al vestuario fue la que armar un ben entramado defensivo sin olvidar que el ataque y el toque son la esencia del Barça. Así blindó a Bravo en Liga y a Ter Stegen en Champions y Copa (Masip apenas tuvo opciones de mostrar nada) con una base sólida de presión al rival que con el paso del tiempo se ha ido solidificando. Lo mejor de todo es que con las constantes rotaciones el equipo apenas lo notó, muestra del compromiso del equipo por conseguir resultados, aunque la sintonía con el entrenador no sea la ideal.

Fuente: AS

Síguenos por @800noticias