Aviación Civil de Italia anuncia duras sanciones contra Vueling | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Roma, Italia | AFP | La Asociación Civil italiana anunció este martes duras sanciones contra Vueling, la compañía española de bajo coste, por la falta de atención a sus pasajeros durante la emergencia a finales de julio en el aeropuerto romano de Fiumicino.

“Estamos por fijar sanciones pecuniarias importantes contra Vueling tal como estipulado por el reglamento europeo y según el daño sufrido por los pasajeros”, aseguró a la prensa Vito Riggio, presidente de la Entidad Nacional para la Aviación Civil (ENAC).

La aviación civil italiana amonestó el jueves pasado a la compañía española, integrada en el gigante IAG que agrupa a Iberia y a British Airways, por haber cancelado numerosos vuelos y el sábado amenazó con retirar las licencias a Vueling por la lentitud con que estaba normalizando los vuelos.

La empresa acumuló una serie de retrasos y cancelaciones de vuelos por un incendio que se registró el miércoles de la semana pasada cerca de las pistas del aeropuerto romano agravado por un corte eléctrico de algunas horas un día después.

La falta de una “debida atención” a los pasajeros generó protestas de los pasajeros e inclusive el ministro de Transporte, Graziano Delrio, lamentó que grupos enteros de turistas fueran abandonados y tratados como bestias en las instalaciones del aeropuerto.

“No había ni un responsable de la compañía en el aeropuerto”, lamentó Riggio.

“Las sanciones serán fijadas en breve”, aseguró un vocero de Enac.

El sábado pasado, Fernando Val, director de Producción de Vueling, explicó en una conferencia de prensa celebrada en Roma que los retrasos y cancelaciones fueron causados por “la incapacidad” de la empresa contratada por los españoles de manejar tales emergencias.

Vueling se expone a una multa de entre 50.000 y un millón de euros, aseguró Riggio sin fijar una cifra exacta.

Además de Vueling, otras compañías podrían ser multadas por la falta de servicios prestados a los pasajeros.

“Hemos sancionado en muchas ocasiones a la compañías por no contar con un equipo especial para la temporada de vacaciones veraniegas. Eso fue lo que ocurrió aquí”, aseguró Riggio, quien elogió la ayuda prestada por los funcionarios y empleados del aeropuerto de Roma.

“No tienen ninguna responsabilidad”, aseguró.

Para buena parte de la opinión pública italiana y para los usuarios, el aeropuerto Roma-Fiumicino no tiene la capacidad, ni el espacio, ni las infraestructuras para administrar un número cada vez más alto de pasajeros, que el año pasado alcanzó los 40 millones.

“Tenemos un retraso de 20 años en el desarrollo del aeropuerto”, reconoció el ministro Delrio.

“Es necesario acelerar las inversiones para cubrir las deficiencias”, aseguró el ministro al Senado, tras ilustrar un plan de obras en el aeropuerto romano para los próximos cinco años por un poco más de mil millones de euros.

Síguenos por @800noticias