Así fue la campaña electoral española, de la A a la Z | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Hasta una campaña electoral tan atípica e intensa como la que España vivió en las últimas dos semanas, dio de sí lo suficiente como para desmenuzarla en un abecedario.

Así fue, de la A a la Z, la carrera electoral hacia el 28 de abril:

A de ANIMALES.- No hay campaña que se precie sin candidatos posando con animales, habitualmente cuando pasan por la España rural. Pero en esta ocasión algunos participaron, además, en actos de defensa de los animales exponiendo sus promesas en este campo.

Lo hicieron, por ejemplo, los líderes de Ciudadanos (liberal), Albert Rivera, y Podemos (izquierda), Pablo Iglesias; aunque en actos distintos, por supuesto. Iglesias llevó incluso a su perra Leona -tiene otras dos-.

B de BULOS.- Los candidatos saben que ya no pueden decir cualquier cosa, hacer cualquier promesa al votante o lanzar cualquier acusación al adversario sin más. Verificar se convirtió -afortunadamente- en una práctica habitual en los medios de comunicación.

Los bulos se descubren, y el periodismo está vigilante.

C de CRISPACIÓN.- La bronca fue continua en esta campaña, y la mayor competencia elevó aún más el tono. No solo por las acusaciones que se lanzan unos a otros, también por los calificativos: indecente, indigno, golpista o amigo de golpistas, manos manchadas de sangre…

Hasta “progre” se usa como un insulto. Al menos para el ultraderechista Vox.

D de DEBATES.- Primero fue el debate sobre los debates. Fueron varios días de discusión y polémica sobre lo que querían los partidos, lo que permitió la Junta Electoral Central y lo que tuvo que rectificar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras quedarse sin su deseado con cinco líderes que incluyera a Vox.

Al final, fueron dos debates a cuatro, en días consecutivos.

Pablo Casado (Partido Popular, PP, conservador) y Albert Rivera compitieron por el liderazgo del centroderecha y trataron de cercar al socialista Sánchez, quien aguantó los embates, aseguró que no estaba en sus planes pactar con Ciudadanos y lanzó mensajes de gratitud a Pablo Iglesias.

Y el líder de Podemos sorprendió a todos pidiendo mesura, moderación, y por momentos pacificando.

E de ENCUESTAS.- Los medios publicaron el pasado lunes las últimas encuestas -la ley impide hacerlo después de ese día-, en las que se reafirma la tendencia de que el PSOE será el ganador, pero sin despejarse el enigma de cómo podría gobernar o si el bloque PP-Cs-Vox sumaría mayoría.

Los sondeos, además, coinciden en el elevado porcentaje de indecisos. electores.

F de FALCON.- Falcon, el avión ejecutivo del Gobierno español. La ficticia agencia ‘Falcon viajes’ montada por la rama juvenil del PP para que los españoles viesen lo que gasta el presidente del Gobierno en sus desplazamientos en avión oficial levantó una fuerte polémica.

G de GARRIDO.- La abrupta salida del PP de Ángel Garrido, presidente de la región de Madrid hasta hace dos semanas, y su fichaje por Ciudadanos dejó descolocados a los conservadores en la recta final de campaña. Empezando por su líder, Pablo Casado, que se enteró de la ‘traición’ cuando bajaba del púlpito después de intervenir en un mitin en Sevilla.

H de HOLOGRAMA.- El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quiso dar la sorpresa en el inicio de la campaña y se fue a una villa de la España rural, pero “se apareció” con un holograma en la sede nacional para dar el pistoletazo de salida a la campaña del partido naranja.

I de INDECISOS.- Según el gran sondeo del estatal Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 41,6 por ciento de quienes pretenden acudir a votar no había decidido a quién antes de la campaña. De ellos depende en buena parte lo que ocurra mañana. ¿Les habrán servido estos quince días para decantarse? Veremos.

J de JEC.- La Junta Electoral Central trabajó más que nunca en esta campaña y condicionó buena parte de la actividad de los partidos: desde la autorización a que los dirigentes independentistas catalanes encarcelados ofrecieran ruedas de prensa o participaran en mítines telemáticos hasta las decisiones sobre los debates televisados.

K de KILÓMETROS.- Miles y miles de kilómetros recorrieron los candidatos en estos quince días recorriendo la geografía española. Pablo Casado fue de lejos el que más recorrió.

L de LEGIONARIOS.- Tres de los candidatos -Casado, Rivera y Abascal- querían acudir a un famoso evento de la Semana Santa, cuando soldados de la Legión, un cuerpo militar de élite, llevan la imagen de un Cristo en la ciudad andaluza de Málaga. Pero la cofradía religiosa organizadora pidió que no se politizara un acto eminentemente religioso y ningún dirigente acudió.

M de MIEDO.- El miedo a la ultraderecha, el miedo a que se rompa España, el miedo a una nueva crisis económica, el miedo a la involución… Si en algo coincidieron los principales candidatos en esta carrera fue en tratar de avivar todos nuestros temores para votarles.

N de NÚMEROS.- Son varias las cifras que se tuvieron o se tendrán en cuenta en esta campaña y en la jornada del domingo.

El 5, por ejemplo, porque ahora son cinco, y no cuatro, los principales partidos nacionales que se van a repartir la mayoría de legisladores.

O el 103, los diputados en juego en las provincias menos pobladas, donde se puede acabar decidiendo todo.

Contiene la Ñ: ESPAÑA y CATALUÑA.- Las consabidas posiciones sobre Cataluña se acentúan en todas las campañas. Y en esta aún más.

Para el PP y Cs, si Sánchez sigue en el poder, España corre el riesgo de romperse. Vox va más allá y dice que está en juego la “supervivencia” de España.

El presidente promete que con él en La Moncloa no habrá ni independencia ni referéndum de autodeterminación en Cataluña, aunque sí diálogo. Y diálogo es lo que pide el líder de Podemos, que ha intentado en su campaña alejar el foco del conflicto catalán.

O de ODISEA.- Es, en definitiva, en lo que se puede convertir formar gobierno si los números no dan. O si dan los números pero no fructifica el diálogo.

Y como el resultado es impredecible, nadie puede asegurar que no vaya a haber una repetición electoral en pocos meses. Como ya ocurrió en 2016.

P de PRESOS.- Son varios los dirigentes responsables de la intentona independentista ilegal en Cataluña que son candidatos. La Junta Electoral Central les permitió participar desde la distancia y por videoconferencia en actos y comparecencias de prensa.

En paralelo, se siguió celebrando el juicio en el Tribunal Supremo, que ya lleva 36 jornadas.

Q de QUÍMICA.- Para que los pactos sean posibles no solo habrá que tener en cuenta la aritmética. Puede que haga falta también algo de química.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias parecen tenerla, aunque este último a veces no se fíe y teme que el presidente acabe prefiriendo a Ciudadanos, mientras el líder socialista apueste a priori por gobernar solo.

Pablo Casado y Albert Rivera la tenían, pero se han alejado mucho en los últimos días disputándose el voto que aún pueda estar indeciso y mirando de reojo al líder de Vox, Santiago Abascal. Nadie duda de que si los tres suman encontrarán la química donde haya que buscarla.

R de ROGADO.- Más de dos millones de españoles en el exterior sufren el sistema del voto rogado. Tan complejo, con instrucciones tan confusas, con tantos requisitos y con unos plazos tan ajustados que cada vez es más ridículo el porcentaje de personas que acaba ejerciendo el sufragio.

Los partidos llevan tiempo prometiendo cambiarlo, pero la diáspora española espera -y desespera- mientras vuelve a vivir otro proceso electoral con este sistema.

S de SÍ.- “¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí hasta el final?” Esta pregunta de la candidata del PP Cayetana Álvarez de Toledo elevó la confrontación entre los partidos a propósito de “la cosa esta del feminismo” -también según sus palabras-, igual que las críticas de Vox a una ley de violencia de genero que considera discriminatoria para los hombres.

En una campaña en la que la revolución feminista se anunciaba protagonista la imagen de los candidatos -todos hombres- compitiendo por la Presidencia dejó en evidencia el largo trabajo que queda en favor de la igualdad.

T de TOREROS.- El Congreso que salga mañana de las urnas será el menos político de todos si se tiene en cuenta la larga lista de fichajes estrella de los partidos para estas elecciones.

El torero Miguel Abellán (número doce del PP por Madrid) es un ejemplo de ello, pero hay muchos otros, como padres de víctimas infantiles en crímenes célebres, periodistas, generales en la reserva y hasta un exvicepresidente mundial de Coca Cola, Marcos de Quinto, candidato por Ciudadanos.

U de ÚTIL.- Todos, sin excepción, proclaman que el único voto útil es el suyo.

Y si en algo están coincidiendo Pedro Sánchez y Pablo Casado es en pedir a los votantes que no recurran a “intermediarios”.

Sánchez porque quiere concentrar toda el voto de la izquierda y Casado lo mismo por la derecha, aunque en su caso es mucho mayor el riesgo de fragmentación.

V de VACIADA.- Nunca como ahora se volcaron los partidos en hacer campaña en la “España vaciada”, las provincias poco pobladas de la meseta central. Porque todos saben que allí pueden decidirse las victorias y, sobre todo, las sumas para gobernar.

Ahora ya todos buscan acabar con la hegemonía de PP y PSOE en las provincias con pocos diputados hay sondeos que ya atisban esa posibilidad.

W de WHATSAPP.- Twitter y Facebook siguieron teniendo, por supuesto, mucho protagonismo en la campaña de los partidos. Pero la revolución se dio en WhatsApp.

Los “pásalo” de esta red social y los mensajes en cadena enviados por los partidos que circularon por toda España constituyeron un canal de comunicación tan fuerte o más que los convencionales.

De ahí las quejas de Podemos por haberse quedado esta última semana sin su canal de envío masivo porque WhatsApp cerró su cuenta por “violar términos del servicio”, según explica la plataforma.

Contiene la X: (VOX).- Pase lo que pase el domingo, el partido de Santiago Abascal ha sido el protagonista de esta campaña. Nadie cuestiona ya que su irrupción en el Congreso va a ser muy fuerte. La cuestión es cuánto.

Vox puede convertirse en un partido clave para la gobernabilidad si llega a sumar con PP y Cs, como ya ocurrió en la región de Andalucía. Habrá que ver si la asistencia multitudinaria a sus eventos se traduce en votos en las urnas.

O si, por el contrario, la llamada a la movilización para frenar a la ultraderecha que está haciendo la izquierda le acaba funcionando.

Y de YO.- Una vez más, la campaña fue una competición personalista entre los candidatos, lo que hace pensar que nuestra democracia, parlamentaria, es en realidad presidencialista.

No es así, lo que elegimos los votantes es a nuestros representantes en las Cortes. Y será el Congreso el que después elija al presidente del Gobierno.

Pero hasta que eso ocurra, los aspirantes a La Moncloa seguirán concentrando los focos y atención. O lo que es lo mismo, el partido soy Yo.

Contiene la Z: AZNAR.- El expresidente José María Aznar volvió por la puerta grande cuando su ‘protegido’ Pablo Casado llegó al liderazgo del partido. Y ha pasado de no aparecer por las campañas del PP a participar a tope.

Aznar ha estado en numerosos actos pidiendo el voto para el PP -algo que no hacía en mucho tiempo- y tratando de frenar la marcha de apoyos hacia Vox, el partido de quien también fue su pupilo y que ahora le ofende con sus comentarios de “derechita cobarde”.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias