Alex Cabrera luchó por estar en la LVBP, pero no trajo suerte a los Tigres | 800Noticias
800Noticias
Deportes Beisbol

EFE

Para los Tigres de Aragua, de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), la temporada terminó el pasado miércoles cuando perdieron, por 4-2, el duelo por el comodín ante los Tiburones de La Guaira, a la postre el último clasificado a las semifinales.

En la derrota de Aragua el slugger Alex Cabrera, dueño del registro de más cuadrangulares en una temporada en la LVBP con 21, entregó el último out.

En ese turno Cabrera encontró 2 corredores en las almohadillas y, ante los rápidos envíos del cerrador Gregory Infante, disparó un largo elevado al jardín central que tomó con suspenso Alonzo Harris.

Para los Tigres fue la novena derrota con Alex Cabrera en la alineación, justo el número de choques que el bateador designado y primera base disputó esta temporada con la novena de Aragua.

El dato cobra relevancia cuando se recuerda que Cabrera y los Tigres protagonizaron, junto a la LVBP, un agrio enfrentamiento que llegó a instancias judiciales.

Cabrera recibió una dura sanción de 25 juegos por parte de la LVBP en marzo pasado, cuando se reveló que en un control antidopaje dio positivo por la sustancia Adderall.

El Adderall es un medicamento usado para tratar el déficit de atención y el trastorno cognitivo, pero tiene efectos secundarios como disminución del tiempo de reacción y de recuperación y el aumento de la fuerza y la masa muscular, por lo que ha sido prohibido a los atletas de élite.

Sin embargo Cabrera se benefició de un fallo del Tribunal Supremo de Justicia que le permitió regresar a la acción y consignó ante la LVBP un informe psiquiátrico que le autorizó a usar el Adderall por “razones médicas”.

El jugador contó en todo momento con el respaldo de su club y de su presidente, el exjugador Carlos Guillén, pero la batalla contra la LVBP no se reflejó en victorias.

Cabrera tomó parte en solo 4 choques durante la ronda regular, en los que dio apenas 1 indiscutible en 11 apariciones, se ponchó 4 veces y dejó .091 de promedio al bate.

En postemporada participó en los 5 juegos que disputó Aragua y, aunque sus números mejoraron de forma sustancial -4 indiscutibles, incluido un cuadrangular, en 13 turnos con 4 remolques y promedio de .308-, tampoco pudo ganar.

No obstante, Cabrera podría tener otra oportunidad para demostrar que a sus 45 años aún puede rendir, como ha insistido en señalar, en la pelota invernal venezolana.

Para ello tendría que ser tomado como refuerzo por cualquiera de los clubes que se instalaron en las semifinales, para así continuar dejando su marca, no exenta de polémica, en la LVBP.

Síguenos por @800noticias