A la cárcel dos cubanos por participación en bodas fraudulentas | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Con información de En Nuevo Herald

Una jueza federal en Miami condenó a dos cubanos del sur de la Florida a cuatro años de prisión cada uno, por su participación en una red que arreglaba matrimonios fraudulentos entre cubanos e inmigrantes indocumentados para que pudieran quedarse en el país “legalmente”.

El pasado lunes la jueza federal Joan A. Lenard condenó a Odalys Marrero, de 51 años, y a Rolando Mulet, de 62, a 48 meses o cuatro años en la penitenciaría federal luego que un jurado federal los encontrara culpables de conspirar para organizar los matrimonios fraudulentos.

Los cónyugues de inmigrantes cubanospueden obtener residencia permanente en Estados Unidos bajo la misma ley de Ajuste Cubano de la que se benefician los isleños.

La jueza Lenard también condenó a un tercer cómplice cubano de la red, Javier Manejías, a ocho meses de prisión. Manejías fue uno de los cubanos reclutados para casarse con indocumentados. La sentencia contra Manejías también incluye un año de libertad supervisada. Lenard les dió tres añosde libertad supervisada a Marrero y Mulet, que son residentes de Kendall. Manejías vivía en Antioch, Tennessee.

“Es un delito federal casarse con el propósito de evadir las leyes y reglamentos de inmigración del país”, dijo el Fiscal Federal en Miami Wifredo Ferrer, en un comunicado.

Nicholas Colucci, director distrital interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos en Miami, agradeció a la Fiscalía Federal el haber procesado el caso penalmente en el tribunal.

“El fraude matrimonial es una vulgar violación de las leyes de inmigración de nuestra nación”, dijo Colucci en un comunicado. “Agradecemos a nuestros socios de la Fiscalía Federal y de la Policía de Inmigración y Aduanas la oportunidad de trabajar en conjunto para asegurarnos de que estos conspiradores fueran llevados ante la justicia.

Durante el juicio, los fiscales presentaron evidencia que entre diciembre del 2009 y julio del 2014, Marrero y Mulet persuadieron a inmigrantes cubanos a casarse con indocumentados para así ayudarles ilegalmente a obtener estatus migratorio.

Manejías, a cambio de un pago de $10,000 en efectivo, se casó con una venezolana sin papeles para que ésta pudiera obtener una tarjeta verde de residencia permanente, según la evidencia presentada en el juicio.

La evidencia también mostró que Marrero y Mulet cobraran miles de dólares a cada indocumentado por arreglarle una boda fraudulenta con un cubano.

Según la evidencia, Marrero y Mulet eran proveedores de todos los servicios relacionados con los matrimonio fraudulentos.

“Conseguían notarios públicos para verificar las licencias de matrimonio, llenaban las solicitudes migratorias, y preparaban a las parejas para sus entrevistas con funcionarios del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)”, según un comunicado de la Fiscalía. “La preparación también incluía instrucciones de Marrero y Mulet que daban a las parejas sobre como comportarse durantes las ceremonias falsas de bodas, y como presentar documentos que apoyasen el matrimonio tales como recibos conjuntos de luz o teléfono o cuentas bancarias que dieran la impresión que las parejas vivían juntos”.

Síguenos por @800noticias