#16Ene | Día Internacional de la Croqueta ¡Aprende cómo hacerlas! | 800Noticias
800Noticias
Cocina

800 Noticias

Hoy es un día muy especial, un día a celebrar puesto que uno de los comensales habituales de las casas y restaurantes de medio mundo ya tiene su merecido reconocimiento: la croqueta ha institucionalizado el 16 de enero como su día internacional. Su secreto se basa en su fácil elaboración y exquisito sabor, además permite la reutilización de otros alimentos.

Las hay de todo tipo: jamón, calamares, pollo, foie, bacalao, morcilla, cecina, boletus, callos… incluso, ahora que todo está sujeto a una nueva lectura, también de chocolate, tofu o fabada. Lo cierto es que tienen tantas posibilidades como la imaginación del cocinero permita.

Si echamos la vista atrás, vemos que su origen es francés, aunque son muchos los países que la han adoptado como propia. La primera croqueta de la que se tiene noticias parece ser que fue servida a Luis XIV, se trataba de una delicia de trufa con molleja de ave y crema de queso. Este manjar popular cruzó los Pirineos a mediados del siglo XIX.

Su nombre proviene de la onomatopeya croc o de croquer (crujir) que acabó derivando en croquette. En España se la tradujo como croqueta, en los Países Bajos como kroket, en Hungría como krokett y en Japón korokke.

Cómo preparar una croqueta

1. Preparación de la bechamel:

– En un cazo a fuego bajo se pone la mantequilla. Cuando esté líquida, añade harina apartando previamente el cazo del fuego. Se mezcla todo hasta que desaparezcan los grumos y se vuelve a poner el cazo sobre el fuego.

– Se añade medio vaso de leche y se vuelve a mezclar. Un buen truco es tener la leche previamente templada para que no se formen grumos. Se añade un poco de nuez moscada, sal y el alimento central que vayas a utilizar: jamón, pollo, etc.

– Para evitar que no queden grumos y tenga el suficiente espesor, hay que remover sin parar a fuego suave durante 15-20 minutos. Estará lista cuando, al remover, se hagan surcos que dejen ver fondo del cazo.

2. Dar forma a las croquetas:

Usa tus manos para darles la forma deseada. Eso va en gustos, más redondas, más ovaladas e incluso, con diseños de fantasía. A continuación, prepara un plato llano con harina, otro hondo con los huevos batidos, y por último uno llano con el pan rallado. Pasa cada croqueta por harina, después por huevo y por último pan rallado.

3. Hora de freírlas:

– Cuando estén listas, coge una sartén y vierte abundante aceite. Pon el fuego muy fuerte y, cuando el aceite esté muy caliente peron sin llegar a humear, fríe las croquetas unos segundos, tratando de que se hagan homogéneamente por todos los lados. Deja enfriar un poco y ¡a servir!

Con información de: Tiramillas

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias