14 mil pacientes en riesgo por ausencia de medicamento antirretroviral | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Sugey Díaz

Los episodios de desabastecimiento de la medicación antirretroviral para los pacientes con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) son cada vez más frecuentes. A juicio de Johan León Reyes, director general de la ONG Azul Positivo, en este momento se vive uno de los peores escenarios al observar que “todo nos  indica que el Ministerio de Salud retirará el medicamento Atazanavir (conocido comercialmente como Rayataz), el cual forma parte de la terapia de más de 14 mil pacientes”.

El activista explicó que, previamente, el Ministerio de Salud habría eliminado de las opciones farmacológicas los medicamentos Saquinavir y Fosamprenavir, “pasando la gran mayoría de quienes los tomaban a consumir  el Atazanavir; esto significa que si también lo eliminan están limitando cada vez más las opciones terapéuticas y arriesgando a que las personas con VIH fracasen con sus terapias y tengan graves complicaciones de salud”.

Según León, hay un conflicto de patentes y la empresa que produce el medicamento, en su versión original, introdujo demandas para conservar la exclusividad del producto “al precio que a ellos les parezca y sin importar las vidas que ponen en peligro”. No obstante, lo que genera incertidumbre y molestia tanto en los pacientes como en las organizaciones sociales es que “la ministra de Salud, Luisana Melo, cuando por fin sale de su silencio sobre el tema, miente al país diciendo que están garantizados los antirretrovirales, y la realidad es que los pacientes que toman el Atazanavir salen de las farmacias en todo el país con las manos vacías”.

Pese a que el Ministerio de Salud no ha admitido formalmente que sacará de las farmacias este producto “tenemos información fidedigna que han pedido a los médicos cambiarles la terapia a quienes toman el Atazanavir, además que rechazaron todos los tratamientos nuevos que incluyen este fármaco”, sentenció León.

Por último, el director de Azul Positivo pidió a los pacientes que viven con esta condición “hacer oír su voz” y exigir lo que por derecho les corresponde: “Si continúan en silencio por el estigma y la discriminación que viven las personas con VIH, a quienes toman las decisiones en este tema les importará muy poco la salud y la vida de los afectados”.

Síguenos por @800noticias