10 “fracasados” que se hicieron famosos | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

expansion.com

¿Cuántas veces ha cometido errores? Si me contesta que ninguna, le digo que vuelva cuando haya fracasado. Así de tajante se muestra el presidente de una gran empresa del Ibex a la hora de reclutar talento. Busco gente innovadora -me dijo-, y para innovar hay que salir de la zona de confort, hay que intentar lo que nunca se ha intentado antes, y, por supuesto, hay que fracasar. Si un candidato no puede recordar ningún fallo, una de dos: o no ha salido de su zona de confort o no innova.

Esta multinacional española va a lanzar un premio entre sus empleados para sacar partido de las ideas y de los proyectos fallidos, al estilo de programas similares de otras empresas como el My Best Failure, de Enel; Lean Forward, Fail Smart, de NASA; Heroic Failure Award, de Grey; o el Dare To Try Award, de Tata. No se trata de divinizar el fracaso y de llenar el currículum vitae de pifias, sino de ver que “en todo fracaso hay una nueva oportunidad”, como en su día dijo Rockefeller. Meter la pata puede ser muy útil para el ecosistema emprendedor, como se pone de relieve en lasFuckup Nights, unas charlas ideadas por tres empresarios mexicanos en las que los ponentes no hablan de sus grandes éxitos, sino de sus fracasos más sonados. A finales de este mes se celebrará en Madrid una reunión de este tipo que busca convertir el fracaso en un trampolín para el éxito. Se pueden aprender muchas lecciones de algunos de los más famosos fracasados.

1.Steve Jobs. Lo cuenta en su famoso discurso en la Universidad de Stanford. Se sintió muy frustrado cuando en 1985 fue despedido de la exitosa empresa que él había fundado junto a Steve Wozniak. “Fue lo mejor que me pudo haber pasado; el peso del éxito fue reemplazado por la facilidad de convertirme en un principiante una vez más”. En los cinco años siguientes creó Pixar y lo convirtió en el estudio de animación más importante del mundo. Volvió en 1997 a Apple para revolucionar el panorama musical con el iPod y el universo de la telefonía móvil con el iPhone.

2.Bill Gates. Es uno de los hombres más ricos del mundo, pero su camino hacia el éxito está lleno de pequeños fracasos. Se estrenó como emprendedor -junto con su amigo Paul Allen- con la empresa Traf-O-Data, dedicada a analizar los datos en bruto de contadores de tráfico y generar con ellos informes útiles para los gestores de tráfico de los organismos públicos. La compañía fue un completo desastre porque fue incapaz de vender el producto. Sin embargo, aquel fracaso llevó a Bill Gates a pensar en productos que fueran fáciles de usar y que resultaran útiles para los clientes. De allí surgió el germen de Microsoft, que revolucionaría el mundo de la tecnología.

3.Jack Ma. El hombre más rico de China y dueño de Alibaba fue en sus inicios de desastre en desastre. Él mismo reconoce que más de 30 empresas le rechazaron antes de lanzarse a emprender y crear el Amazon chino. No pasó el examen para hacerse policía, suspendió tres veces la selectividad en su país y la Universidad de Harvard rechazó su solicitud para entrar hasta en diez ocasiones. El colmo fue cuando en un proceso de selección en la cadena Kentucky Fried Chicken (KFC) “nos presentamos 24 aspirantes y admitieron a todos menos a mí”.

4.Walt Disney. ¿Quién puede creerse que al creador de Mickey Mouse le despidieran por falta de creatividad? Fue lo que le ocurrió en 1919 en el periódico local Kansas City Star. El editor dijo que “le faltaba imaginación y no tenía buenas ideas”. Ése no fue su único fracaso ya que, poco después, Walt Disney creó Laugh-O-Gram, un estudio de animación que acabó en bancarrota. Finalmente, se estableció con su hermano en Hollywood, donde ambos empezaron a crear dibujos animados de éxito. En 1923, nació The Walt Disney Company, que logró convertirse en una de las compañías de comunicación y entretenimiento más grandes del mundo.

5.Lee Iacocca. Es una de las personas más representativas en la historia de la industria del automóvil, pero en 1970 se vio obligado a marcharse humillado de Ford a causa de una serie de erróneas decisiones y de su mala relación con los Ford. En aquel momento, John Riccardo, presidente de Chrysler, veía con desesperación cómo su empresa iba inevitablemente a la quiebra. Desesperado, llamó a Iacocca, que obró el milagro. Consiguió un préstamo barato del Gobierno, aportó algunas ideas que en su día fueron ignoradas en Ford y logró reflotar la compañía automovilística. Fue un milagro empresarial histórico.

6.Soichiro Honda. Era un apasionado del mundo del motor y tenía un ingenio sobresaliente, pero sus comienzos fueron muy complicados. Fundó Tokai Seiki, una empresa industrial dedicada a la producción de segmentos de pistón para los motores, pero ésta fracasó porque Soichiro Honda no tenía los suficientes conocimientos científicos. Sufrió una depresión, aunque no se dio por vencido. Fue a la Universidad, se formó y aprendió a fabricar pistones de gran calidad. Años más tarde, Soichiro se convirtió en millonario con Honda Motor.

7.Winston Churchill. Es célebre su frase de que “el éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”. El famoso primer ministro británico fue un malísimo estudiante, que era frecuentemente castigado, y que tenía las peores notas de su clase. De hecho, se le incluyó en la clase de los alumnos retrasados. Churchill fracasó dos veces consecutivas en los exámenes de ingreso en la Academia Militar de Sandhurst, y, sin embargo, años después se convertiría en un gran estratega durante la Segunda Guerra Mundial.

8.Thomas Edison. Para inventar la bombilla tuvo que hacer más de mil intentos, tantos que sus amigos le preguntaron si no se desanimaba ante tantos fracasos. Les contestó: “¿Fracasos?, en cada descubrimiento me entero de un motivo nuevo por el cual una bombilla no funciona; ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla”. Gracias a Edison, tenemos la bombilla, el micrófono y el cinematógrafo.

9.Albert Eisntein. Era un chico especial y le llegaron a considerar discapacitado psíquico o de pensamiento lento. Empezó a hablar a los 4 años y a leer a los 7. Los profesores le consideraban un ser inferior, pero al final resultó ser todo lo contrario, y aquel joven fracasado descubriría la teoría de la relatividad y sería galardonado con el Premio Nobel de Física.

10.Vincent Van Gogh. Su carrera artística fue un total fracaso, y de hecho el único cuadro que vendió en vida fue comprado por un amigo. Llegó a morir de hambre para poder pintar sus cuadros, que rondan los 800. Sus obras no fueron apreciadas hasta después de su muerte. Ahora el precio de cualquiera de sus cuadros no baja de los 50 millones de euros.

Síguenos por @800noticias